Category Archives: Uncategorized

My Chronica:

Crónica: Cantando ando en el Quemando Circuitos

La banda del Círculo de Música se formó el viernes 4 de noviembre, 7 días antes del concierto. Los que querían ser parte de ésta, debían mandar sus videos audicionando. Yo no mande ninguno, soy bastante tímida en ése aspecto. Estábamos sentados en un salón eligiendo guitarrista, bajista, baterista y un cantante. De pronto, la coordinadora me mira y me dice: “¡Tú! ¡Tú cantas lindo, canta con la banda!”. Mi primera reacción fue ponerme roja, luego de hablar con una amiga, le propuse que ambas cantaríamos.

Luego, nos quedamos 30 minutos conversando y coordinando las canciones que presentaríamos. Todos se iban por la onda rockera, metalera o reggae, y encima en español. No suelo escuchar música que no sea en inglés y tampoco de alguno de esos géneros. Por eso, elegir el repertorio se nos hizo bastante complicado. Finalmente terminamos seleccionando 4 canciones: Vamos A Tocache de Miki Gonzáles, Rock And Roll De Pobres de Los Outsaiders, Highest Height de Todos los Monos y Boys Don´t Cry de The Cure. Como la mayoría de las bandas tienen vocalistas hombres, por seguir el protocolo me tocaba mí cantar solo una canción: Highest Height. Tenía 7 días para aprenderme la letra, suena bastante pero si le aumentas examenes, trabajos y lecturas fue muy poco el tiempo que tuve.

El lunes de la semana del concierto, la banda fue a un estudio de música para practicar con los instrumentos. Los tres vocalistas nos reunimos al día siguiente a la hora del almuerzo. Practicamos las cuatro canciones e hicimos los arreglos vocales. No tuvimos un ensayo en conjunto hasta el mismo viernes 11 (día del concierto).

A las 4:30 pm de ése día tuvimos la prueba de sonido. Ya me sabía la letra, los tiempos, y los movimientos escénicos. La parte técnica del escenario estaba casi lista, sigo casi porque faltaban los rebotadores. Son unos parlantes que se colocan delante de los artistas para que ellos mismo escuchen el sonido que producen. Como todavía no habían llegado, el ensayo se escuchó un poco bajo. Le dimos una pasada a cada canción y la prueba siguió con la siguiente banda.

Antes de que comenzara el concierto, tuve que tomarme tres pastillas para el dolor de cabeza. No sé si eran los nervios, el calor o la emoción. Encima tenía la nariz constipada. Ésa era mi mayor preocupación. Los cantantes suelen tener miles de procedimientos para lograr la mejor respiración posible a la hora cantar. Todas las rutinas que normalmente ayudan a la preparación, eran mposible de realizarlas. Era tan grave que con las justas podía pronunciar la letra “N”. Esperé casi una hora y media a que volviera a la normalidad. Felizmente, le conté a una de las participantes del círculo. Resulta que ella, como tiene alergia diariamente, tenía consigo una crema que me ayudaría a resolver mi problema. A los veinte minutos podía respirar a la perfección.

Ya nos tocaba salir al escenario. Estaba demasiado nerviosa. Mis amigos habían ido a verme y eso solo aumentaba la presión. Subimos a las 7:15 p.m. Los rebotadores ya habían sido colocados y todos estaban en sus posiciones. Nosotros abrimos el concierto con “Vamos a Tocache”, la gente empezó a saltar y a disfrutar nuestro acto. Luego seguimos con “Boys Don´t Cry”, donde hicimos una variación de la original. Se presentó de manera acústica, Sebástian, uno de los vocalistas, sólo con una guitarra eléctrica. Una luz lo iluminaba sólo a él haciendo que el público se sienta emotivo y emocionado al mismo tiempo. En tercer lugar venía mi canción: Highest Heights. Cambié de sitio con Sebástian y quedé al medio. Ahora el reflector me alumbraba a mí, poniéndome más nerviosa. Empezó la canción y entonces empecé. Enseguida noté que mi voz no se escuchaba mucho, nosé si eran los rebotadores, el lugar donde estaba parada o que efectivamente, no se escuchaba. A pesar de todo seguí cantando como si siguiera bien hasta que terminaron los tres minutos de nerviosismo. Después de cantar la última canción, ”Rock and Roll de Pobres”, bajamos del escenario. Recibimos muchas felicitaciones y abrazos. El público parecía estar encantado. Hubieron algunos comentarios sobre el bajo volumen de durante mi presentación pero realmente estaba tan contenta de haberlo logrado que no les presté atención.  

Definitivamente fue una experiencia única haber sido parte del concierto. Fue la primera vez que canté con una producción tan organizada detrás del evento y no cabe duda de que me gustaría volver a repetirlo.